Por Katherine Mojena Hernández. Tomado de Cubanet

Camilo Guerra Ramos, 21 años

En medio de la pandemia de coronavirus en Cuba, signada por la escasez de alimentos y productos de primera necesidad, también se incrementa la represión policial y la violación de los derechos humanos de la población de la Isla.

Este sábado, en Guanabo, La Habana, fueron detenidos varios ciudadanos en medio de una cola para comprar pollo, entre ellos el joven Camilo Guerra Ramos, quien se encontraba en el lugar desde la noche anterior intentando asegurarse un turno.

La prima de este muchacho, Isue Díaz, ofreció detalles sobre el suceso en su perfil de Facebook. Poco después, CubaNet contactó con la joven.

“Él (Camilo Guerra Ramos) estaba intentando comprar pollo. Un policía le dijo que se callara porque estaba conversando con una señora y mi primo respondió: ‘Ya aquí no se puede ni hablar’. Eso fue suficiente para que se le lanzaran encima”, contó Díaz, quien reside en Miami.

Según la entrevistada, dos amigos de Guerra también resultaron detenidos, mientras que otras personas fueron agredidas por los agentes.


“A mi primo lo golpearon salvajemente varios oficiales, delante de todo el mundo, sin motivos, solo porque tienen la fuerza. Según su mamá también lo golpearon en la unidad policial”, agregó Díaz.

“Les quitaron y les rompieron los teléfonos a todos los que estaban filmando ese abuso”, también denunció.

Hasta ahora, la Policía ha negado a Guerra Ramos el derecho a recibir visitas. Ni siquiera sus familiares han podido tener contacto con él. Su madre teme por las condiciones físicas en las que podría encontrarse el joven, no solo por los golpes recibidos sino porque es asmático crónico y sufre frecuentes crisis.

Según Díaz, las autoridades pidieron ocho años de prisión contra el joven, por el supuesto delito de “desacato”. También “recomendaron” a la familia que se buscara un “buen abogado”.

Guerra Ramos, de 21 años de edad, reside en Guanabo. Recientemente culminó el Servicio Militar Obligatorio.

Su caso no es un hecho aislado. Esta semana fueron liberadas Mileydis Salcedo y su amiga Elizabeth Vaquero, luego de dos meses en prisión por intentar documentar la agresión policial de la que fueron víctimas, también en una cola.

Este lunes, también fue puesto en libertad el joven influencer de 17 años conocido como “El Kende de Cayo Hueso”, después de haber sido detenido por provocar la aglomeración de sus seguidores durante la filmación de un video.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *